Qué pasaría si todos los inmigrantes se fueran de España

17.6.14

En las últimas elecciones europeas hemos visto como en muchos países los ultraderechistas han ganado millones de votos apelando a mensajes xenófobos. Estos partidos, también sus homólogos españoles, siempre han dicho eso de que "vienen de fuera y nos quitan el trabajo a los de aquí".

Está claro que este mensaje cala en mucha gente, pero a priori parece bastante simplista. Por eso hoy hemos querido plantear la cuestión a la inversa. Imaginad que de repente todos los que tenemos el DNI español nos pusiéramos de acuerdo y todos los inmigrantes tuvieran que irse de nuestro país, se esfumaran de repente. Para hacer este ejercicio de "economía-ficción" nos pusimos en contacto con Francesco Pasetti, del Grupo interdisciplinario de investigación sobre la inmigración del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra, para que nos diera su opinión imparcial sobre el tema.

VICE: ¿Qué pasaría si de repente todos los inmigrantes que trabajan en España se fueran?

Francesco Pasetti: Que tendría que preparar las maletas. Y como yo unos 2 millones de personas que han nacido fuera de este país y no tienen nacionalidad española. Es esto lo que suele distinguir a los inmigrantes: el pasaporte que llevan en el bolsillo. A veces, en términos estadísticos, se contabilizan haciendo referencia a su país de origen, o incluso, al país de origen de sus padres. Es interesante observar el hecho que no exista una definicion oficial de "inmigrantes" compartida a nivel internacional, siguen siendo "construidos" por el estado que les recibe. Retomando la pregunta, es probable que muchos otros les siguieran: maridos, esposas e hijos, españoles de nacimiento, que decidieran irse con su familia a otro país. Sería una deformación sustancial del tejido social español. La inmigración es una dimensión estructural de la sociedad española: más de una de cada diez personas que ahora vive en España nació en otro país. Y muchas de ellas representan una fuerza de trabajo esencial para diferentes sectores de la economía. Si se fueran de la noche a la mañana sería desastroso para el país.

¿Qué sectores de la economía se verían más afectados?

En términos numéricos, la agricultura se vería más afectada, pero también el sector industrial y el de los servicios sufrirían unas repercusiones drásticas. Sectores específicos, como el de las provisión de cuidados, quedarían muy tocados, creando mucho malestar social. Al mismo tiempo es razonable suponer que buena parte de la demanda de trabajo que se crearía no obtendría respuesta: a pesar de la crisis hay trabajos que los españoles no quieren hacer. Pero no es solo una cuestión de números, sino también "cualitativa": los extranjeros ocupan puestos claves en sectores estratégicos para el desarrollo del país, basta pensar en el campo de la educación y la investigación, que sufriría una baja de casi 150.000 profesionales. Finalmente, se verían afectados aquellos sectores de los cuales se habla mucho, pero que pocas veces se asocian al fenómeno de la inmigración: como el sector artístico o del deporte. Me resulta difícil imaginar el Primavera Sound sin grupos extranjeros, y afortunadamente para el Real Madrid la Champions ya se ha jugado porque, entre otros, debería jugar sin Cristiano Ronaldo, Marcelo y Bale.

¿Qué gravedad tendrían estos efectos en la economía general del país?

Los efectos serían desastrosos para la economía española. Un informe de Obra social "la Caixa" destaca cómo en las últimas dos décadas el 30 por ciento del crecimiento del PIB ha sido consecuencia directa de la llegada de inmigrantes. También el estado de bienestar español cuenta con ellos:lo que los inmigrantes dan al estado español en términos de contribuciones es superior a lo que reciben en forma de prestaciones y servicios sociales. Si se marcharan, la economía sufriría un nuevo revés y probablemente el gobierno reaccionaría con una notable subida de impuestos y recortes adicionales en gastos públicos.

¿Qué problemas podría empezar a haber en las grandes ciudades?

Todos estos problemas serían aún más graves en las grandes ciudades, ya que es aquí y en sus entornos donde se concentra gran parte de los trabajadores extranjeros. Considerando la población de inmigrantes en su totalidad Madrid y Barcelona tendrían que despedirse de una quinta parte de sus residentes: las calles de barrios históricos como el Raval o el Gótico quedarían medio desiertas. Si nos centramos en los trabajadores, su partida causaría una ausencia de mano de obra vital para sectores claves de estas ciudades. Piensa en cuántos extranjeros trabajan cada día en el sector financiero de Madrid, o en cuántos participan en la oferta turística de ciudades como Barcelona, Valencia o Sevilla.

Si esta salida de inmigrantes se produjera por acción de un gobierno de extrema derecha, ¿qué efectos podría tener en nuestra posición internacional?

Echando un vistazo a las últimas elecciones europeas este ejercicio de abstracción no parece tan lejos de la realidad. Al menos de aquella anhelada por varios representantes de los partidos de derecha que ganaron. Dicho esto, es razonable suponer que las reacciones serían muy duras, tanto por parte de las instituciones internacionales como por parte de los estados. A nivel europeo y mundial hay un sistema de normas e instituciones para la protección de los migrantes que se pondría en marcha en caso de que un estado decidiera deportarlos en masa de su territorio. Ni siquiera tendríamos que esperar mucho para las reacciones de los demás países, que creo no se tomarían bien el hecho de sus compatriotas fueran expulsados. Estaríamos ante una crisis diplomática, la legitimidad de España sería puesta en discusión y habría graves consecuencias políticas y económicas para el país.

¿Votan mucho los inmigrantes? ¿Podrían tener efectos en las elecciones?

En la elecciones locales de 2011, las primeras en las que pudieron votar los inmigrantes, la participación fue muy baja, alrededor del 12,5% para los extracomunitarios. El voto de los inmigrantes que no tienen nacionalidad española es limitado a las elecciones locales y, además, a un grupo específico de residentes que incluye los ciudadanos de la Unión Europea y los ciudadanos de 12 países con los que España ha firmado acuerdos de reciprocidad. Entre ellos, por ejemplo, no se incluyen los marroquíes, que representan una de las comunidades más numerosas. El próximo año habrá nuevas elecciones y las previsiones son más optimistas, también en virtud de aquellos que, mientras tanto, han adquirido la ciudadanía española. En el fondo es esta la cuestión principal  cuando hablamos de inmigrantes y elecciones, porque los que tienen otra nacionalidad no pueden votar para las elecciones generales. Estamos hablando de 4,5 millones de personas según los datos del Padrón. Muchos de ellos hace años que residen, trabajan, pagan impuestos y usan servicios en este país, pero siguen excluidos del principal instrumento de participación política y representación democrática.

Ya tenemos problemas de envejecimiento de la población. ¿Cómo afectaría la salida de los inmigrantes a nuestra demografía?

Sin inmigrantes España sería un país más viejo con un sistema de pensiones (aún) más en crisis. En la década anterior a la crisis el crecimiento de la población en España se debió principalmente a la entrada de inmigrantes. Estos representan un conjunto demográfico caracterizado por una media de edad menor, y por tasas de natalidad y tasas de fertilidad mayores que las de la población nativa. Estas características han mitigado los efectos del envejecimiento de la población proporcionando una contribución esencial al mantenimiento del sistema de pensiones. Hoy en día, sin embargo, no parecen suficientes para equilibrar la crisis demográfica. La crisis ha tenido un impacto muy negativo en este sentido, por un lado con la reducción la tasa de natalidad en el país y por el otro trasformando el perfil migratorio: ahora entran menos personas y los que entran son más viejos.

¿Sería viable una España sin inmigrantes?

Por lo que se ha dicho hasta ahora, mi respuesta es no: tanto el sistema económico como la estructura de la población no hubieran podido sobrevivir en estos años sin el aporte de los inmigrantes. Sin negar los problemas de convivencia en un sociedad cada vez más multicultural, los inmigrantes representan un recurso esencial para el país. Pero ojo, porque hablando de inmigración es fácil caer en este tipo de discurso, según el cual los inmigrantes son vistos como un recurso o como un problema. A pesar de la posición asumida al respecto, bajo ese discurso hay una diferenciación entre "nosotros" y "ellos". Sería peligroso plantear en estos términos la convivencia futura del país.

Imagen cortesía de Flickr

Font: http://m.vice.com/es/read/que-pasaria-si-todos-los-inmigrantes-se-fueran-de-espana

--
Enviat amb Gmail Mobile

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada