Ciberodio

4.1.15

Ciberodio

Internet ha cambiado el tablero de juego a través del que nos informamos, comunicamos y relacionamos. Los mensajes circulan a toda velocidad por la web sin apenas filtros que nos ayuden a dotar o no de credibilidad a los contenidos a los que accedemos. Esta ausencia de barreras también facilita la difusión de ideas y actitudes que menosprecian o directamente atacan a personas por su condición de diferentes.

Gays, gitanos, extranjeros, musulmanes, judíos, negros… El desconocimiento o la difusión de prejuicios o mentiras sobre estos grupos no es un fenómeno que se mantiene, aislado y sin consecuencias, entre las paredes virtuales de la red de redes. Sino que repercute en la manera en que vivimos en sociedad y en los ojos a través de los cuales miramos al otro, sea éste nuestro vecino, nuestro compañero de trabajo o el migrante que llega al barrio.

¿Y qué podemos hacer para luchar contra este discurso en Internet?
Al igual que en la vida fuera de las redes, es fundamental mantener un espíritu crítico que cuestione los mensajes que recibimos y que los ponga frente a las reglas de convivencia de las que nos hemos dotado y a los derechos que, por nuestra condición de personas, tenemos todos y todas.

Denuncia los mensajes xenófobos que incitan al odio. Aporta datos contrastados como argumentos contra los falsos rumores. Avisa a los administradores de las páginas en las que se comparten contenidos discriminatorios y señala a las webs que incitan a la violencia.  Ayuda a construir un discurso alternativo que acabe con el odio en Internet. ¡Actúa! 

Autores: Pablo Jiménez Arandia y Stiliana Mitzeva

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada